.

.

jueves, 31 de enero de 2013

Achinando una sabina española

Fui a un taller con Taiga Urushibata y trabajé una sabina rastrera. También me llevé otra sabina rastrera para pedirle consejo. Yo estaba tan contento con ella pensando en el diseño adecuado. Nada más verla, Taiga me dijo “Puf, tienes que injertar” ¿Cómo injertar? “Si, me respondió, siendo un bunjin no puede tener el tachiagari tan grueso”. Aquello me dejó un tanto contrariado pues aunque yo ya había hecho algunos injertos, sobre todo en arces buergerianum, aún no me había atrevido con ninguna sabina.




Si hay algo que no soy es temeroso, así que a injertar tocan. Compré unos plantones de chinensis y decidí hacer tres injertos a distintas alturas del árbol. Eso fue a principios de mayo pasado.
















Me he decidido ahora a darle una primera formación.
Levanté la sujeción para ver el estado del injerto. Está bien.


He procedido a cortar las plantas “madre” y a podar algunas ramas originales que me molestaban y he vuelto a poner las fijaciones para evitar que al forzar las ramas para su colocación se pueda despegar alguna parte del injerto. Después he hecho la primera aproximación al diseño.


Es el principio de una nueva planta, espero conseguir algo con ella.

Saludos

22 comentarios:

  1. La verdad es que ahora con mas verde me gusta más, espero seguir viendo su evolución.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Loli. Aunque se podía formar bajando el verde no era convincente. Además, las agujas del chinensis son mejores para bonsái que las de la rastrera. Son más bonitas y espesan más. Ya te enseñaré como evoluciona.

      Saludos

      Eliminar
  2. Estos Japos te injertan de itos to lo que pillan je je...no se complican la vida.
    Pero es cierto que esta tecnica mejora radicalmente la calidad de nuestras sabinas.
    Buen trabajo y buenisima sabina, en unos cuantos años en los que la ramificacion densifique, ese árbol con esa madera muerta y ese movimiento, va a ser un muy muy buen ejemplar.

    Enhorabuena Antonio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose Luis. Sí la verdad es que el árbol ha ganado mucho. A ver como van los injeros.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Para ese tamaño creo que es una buena idea injertar...

    Un abrazo y ya veremos como evoluciona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Salva y ¡zuerte maestrooooo!
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Precioso ejemplar. Me gustará verlo de nuevo en unos añitos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose por dejar tu gallinero y visitarme.
      La verdad es que las hojas no tienen comparación. Ya veremos

      saludos

      Eliminar
  5. Muy bien "achinada". Realmente ha ganado mucho y se convertirá en un buen ejemplar con unos años de tu buen cultivo.
    Un saludo. César.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias César. Espero disfrutarla en cada momento.

      Saludos

      Eliminar
  6. Con más verde mejora mucho. Menudo dominio de la técnica. Felicidades por el trabajo. Muchas gracias por enseñarlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puessss la técnica todavía no la domino. La próxima vez creo que lo haré mejor.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Ya nos contaras como evolucionan los injertos. Te puede quedar una sabina compacta y muy buena.
    Un saludo. Carlos

    ResponderEliminar
  8. No te voy a decir nada que no te hayan dicho ya antes, pero la verdad es sque el árbol ha ganado, sobre todo en posiilidades de diseño. Esa base es muy atractiva, ahora seguro que resaltará mucho más.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan. La base me gusta pero lo que más me gusta del árbol es la filigrana de la curva donde la pequeña vena va recorriendo la madera muerta. Por eso he injertado arriba del todo y así poder mantenerla.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Está quedando impresionante, me alegra ver que la planta evoluciona bien. Pero, por favor, ¡cámbale la maceta! Cuando la planté no tenía nada mejor a mano, jajaja.

    xavi_xose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Aaaaah pecador. Se os conocerá por vuestros pecadoooos...! me la vendiste como Tokonameeee.
      jajajjaa.

      Eliminar
  10. Esa filigrana de la que hablas, me recuerda mucho a la de la sabina literati de este año de Alcobendas. Fue un árbol que se me quedó grabado en la memoria justo por aquella filigrana. Recuerdo que a mis dos amigos no les decía mucho esa sabina, y en cambio, para mí, fue de los árboles que más me impactaron. Enhorabuena por esta sabina (en mi terraza aún me queda hueco para ella, por si a ti te queda poco espacio, jeje).
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que me queda poco espacio pero quiero ver como evoluciona. Muchas gracias por tu comentario MLA.

      Saludos

      Eliminar
  11. Hola Antonio, me ha gustado mucho esta entrada, muy didáctica. Quien pillase esa sabina..

    Un saludo

    ResponderEliminar